Vida Sana y Alimentación Saludable

Barras de cereal para snacks saludables

Las barras de cereal surgieron como un producto destinado principalmente para deportistas, ya que aportaban una cantidad considerable de carbohidratos y proteínas, ideales para mejorar el rendimiento físico.

Sin embargo, con el tiempo se fueron modificando y utilizando otros ingredientes para abarcar a un público más general y diverso.

Frente a la aparición de nuevas normativas en cuanto al contenido nutricional de los alimentos disponibles en el mercado y a un consumidor cada vez más exigente e informado acerca de alimentación saludable, la industria alimentaria ha ido creando nuevas variedades de productos y, entre ellos, de barras de cereal. Dentro de los ingredientes tradicionales se encuentran los cereales aplastados, laminados o cilindrados, que pasan por un proceso térmico o que se les adiciona algún jarabe con o sin azúcar, frutas y/o semillas (1). Algunos de los alimentos utilizados en el último tiempo para la fabricación de barras de cereal debido a su alta calidad nutricional, son semillas como la chía, linaza, cereales como la avena, la quínoa, arroz, los frutos secos y frutas deshidratadas como los dátiles, pasas, manzanas o berries, entre otros.

En revisiones anteriores se han mencionado extensamente los beneficios de la fibra de la avena, de los ácidos grasos poliinsaturados o precursores de omega 3 en semillas y los compuestos antioxidantes de los berries. Dentro de ellos, se pueden mencionar el rol positivo que tienen en la sensación de saciedad y plenitud, la reducción del peso corporal, regulación del azúcar en la sangre, del colesterol, regulación del tránsito intestinal, protección de células y tejidos del organismo, y por lo tanto protección contra enfermedades cardiovasculares (2).

Sin embargo, a pesar de que ha habido un aumento en la oferta de barras de cereal y un cambio importante en su composición nutricional, aún existen algunas que presentan una alta cantidad de azúcar añadida y grasas saturadas (3). Por lo tanto, al momento de seleccionar y comprar estos productos, ya sea para consumirlas como parte del desayuno, como colación o snack saludable, es importante revisar la información nutricional y los ingredientes que contienen, prefiriendo aquellas elaboradas con granos enteros, semillas y frutos secos.

Referencias:

  • 1.- Steffolani M, Bustos M, Ferreyra M & León A. Evaluación de la calidad tecnológica, nutricional y sensorial de barras de cereal con quínoa. Agriscientia. 2017; 34(2):33-43. Disponible en:
    http://www.scielo.org.ar/pdf/agrisc/v34n2/v34n2a04.pdf
  • 2.- Aparicio A, Ortega R. Efectos del consumo del beta-glucano de la avena sobre el colesterol sanguíneo: una revisión. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2016; 20(2): 127-139. Disponible en:
    http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2174-51452016000200008
  • 3.- Olivera M, et al. Desarrollo de barras de cereales nutritivas y efecto del procesado en la calidad proteica. Rev Chil Nutr. 2012;39(3):18-25. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/pdf/rchnut/v39n3/art03.pdf

Deja un comentario