Resumen

El zinc es un mineral y nutriente que se encuentra en las células de todo el cuerpo.  El estado de la nutrición de zinc tiene un efecto directo en el crecimiento, el desarrollo neurológico y de comportamiento y en el sistema inmune. El zinc también se vende en suplementos solo o combinado con calcio, magnesio u otros ingredientes. Los suplementos se presentan en distintas formas, no es evidente que una de estas formas de presentación sea más eficaz que las otras.

La mayoría de las personas obtienen suficiente zinc de los alimentos que consumen, teniendo una alimentación equilibrada.  Sin embargo, ciertos grupos de personas son más propensos que otros a tener dificultades para obtener suficiente zinc. La deficiencia de zinc es poco frecuente, pero se puede originar como resultado de una ingesta dietética inadecuada, especialmente en periodos que aumentan los requerimientos, como en periodos de crecimiento rápido (infancia y adolescencia), por malabsorción, por el incremento de las pérdidas y/o por impedimentos en su utilización. Los científicos estudian el zinc para determinar cómo influye en el sistema inmunitario (el sistema de defensa del cuerpo contra bacterias, virus y otros invasores externos). Los científicos también investigan las posibles conexiones entre el zinc y problemas de salud.

¿Qué es el zinc?

El zinc es un nutriente que se encuentra en las células de todo el cuerpo. La absorción de zinc ocurre en el intestino delgado y se excreta por las heces. El zinc es un nutriente esencial con un rol específico en más de 300 enzimas, las cuales participan en todas las reacciones bioquímicas importantes del cuerpo humano. Por ende, el estado de la nutrición de zinc tiene un efecto directo en el crecimiento, el desarrollo neurológico y de comportamiento y en el sistema inmune.

FUNCIONES

  • Ayuda al sistema inmunitario a combatir bacterias y virus que invaden al cuerpo.
  • El cuerpo también necesita zinc para fabricar proteínas y el ADN, el material genético presente en todas las células.
  • Durante el embarazo, la infancia y la niñez, el organismo requiere zinc para crecer y desarrollarse bien.
  • El zinc también favorece la cicatrización de las heridas y el funcionamiento normal del sentido del gusto y el olfato.

¿Qué alimentos son fuente de zinc?

El zinc se encuentra presente en muchos alimentos. Puede obtener las cantidades recomendadas de zinc mediante el consumo de una variedad de alimentos, entre ellos:

 

 

 

  • Carnes rojas y de ave
  • Mariscos como cangrejo y langosta, ostras que son la mejor fuente de zinc.
  • Cereales para el desayuno fortificados.
  • Frijoles, frutos secos y cereales integrales.
  • Productos lácteos.

¿Qué tipos de suplementos dietéticos de zinc hay?

El zinc también se vende en suplementos solo o combinado con calcio, magnesio u otros ingredientes. Los suplementos se presentan en distintas formas, entre ellas: gluconato de zinc, sulfato de zinc y acetato de zinc. No es evidente que una de estas formas de presentación sea más eficaz que las otras.

¿Es suficiente el zinc que consumo?

La mayoría de las personas obtienen suficiente zinc de los alimentos que consumen, teniendo una alimentación equilibrada.

Sin embargo, ciertos grupos de personas son más propensos que otros a tener dificultades para obtener suficiente zinc:

Las personas que se han hecho cirugía gastrointestinal, por ejemplo, para perder peso, o las que sufren trastornos digestivos, como colitis ulcerativa o la enfermedad de Crohn. Estas enfermedades pueden reducir la cantidad de zinc que absorbe el cuerpo e incrementar la pérdida de zinc en la orina o heces.

Los vegetarianos, porque no consumen carne, que es una buena fuente de zinc. Además, los frijoles y los cereales que suelen comer poseen ingredientes que impiden que el cuerpo absorba el zinc de forma completa. Por este motivo, los vegetarianos deberían consumir un 50% más de zinc que las cantidades recomendadas.

EFECTOS DEL DEFICIT DE ZINC EN LA SALUD

La deficiencia de zinc es poco frecuente, pero se puede originar como resultado de una ingesta dietética inadecuada, especialmente en periodos que aumentan los requerimientos, como en periodos de crecimiento rápido (infancia y adolescencia), por malabsorción, por el incremento de las pérdidas y/o por impedimentos en su utilización.

Los científicos estudian el zinc para determinar cómo influye en el sistema inmunitario (el sistema de defensa del cuerpo contra bacterias, virus y otros invasores externos). Los científicos también investigan las posibles conexiones entre el zinc y los problemas de salud que se mencionan a continuación:

El sistema inmunitario y la cicatrización de heridas

El sistema inmunitario del cuerpo necesita zinc para hacer su labor. Las personas mayores y los niños en países en desarrollo que registran bajos niveles de zinc pueden tener un alto riesgo de contraer neumonía y otras infecciones. El zinc también ayuda a mantener la piel sana. Algunas personas con úlceras en la piel podrían beneficiarse con el consumo de suplementos dietéticos de zinc.

Diarrea

Los niños que viven en países en desarrollo a menudo mueren a causa de la diarrea. Los estudios indican que los suplementos dietéticos de zinc ayudan a reducir los síntomas y la duración de la diarrea en estos niños, muchos de los cuales tienen deficiencias de zinc o desnutrición. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF recomiendan que los niños con diarrea ingieran zinc por un período entre 10 y 14 días (20 mg por día, o 10 mg por día para los bebés menores de 6 meses). No queda claro si los suplementos de zinc ayudan a los niños con diarrea a obtener suficientes cantidades de zinc, como la mayoría de los niños que viven en los Estados Unidos.

Resfriado común

Algunos estudios sugieren que las pastillas de zinc o jarabe de zinc ayudan a abreviar el período de recuperación del resfriado común y a reducir los síntomas si se toman dentro de las 24 horas en que comienza un resfriado.

Deja un comentario